Han sido muchas las veces que me he visto enfrentado a contestar preguntas sobre la eficacia, el alcance y el impacto del coaching sistémico entre los líderes  para comprender las dinámicas invisibles de las organizaciones.Y dentro de este ejercicio de ampliar/cambiar la perspectiva, el coaching sistémico encuentra en la mirada que dan las constelaciones organizacionales, un instrumento clave para ayudar a su cliente a buscar/encontrar nuevas alternativas para dirigir su equipo, su organización hacia soluciones sostenibles.

Desde que las organizaciones se vieron permeadas por el coaching sistémico y las constelaciones organizacionales por allá en los años 80 especialmente en Alemania, son más y más líderes y coaches los que se acercan a este tipo de intervención para comprender, sanar y fortalecer las dinámicas y las relaciones internas de la organización de tal forma que exista una alineación de personas y clientes contando con un foco fuerte en el futuro. El coaching sistémico y la mirada sistémica permiten tener al alcance del coach y del cliente la posibilidad de representar, de recrear en tiempo real las dinámicas invisibles que mueven un sistema como un titiritero oculto tras la tramoya.Al abordar las consultas de los clientes hablamos de la posibilidad de:

  • generar un mapa de las conexiones………. invisibles hasta ahora para él en el sistema en el cual ejerce como líder,
  • posibilitar un cambio de perspectiva para  percibir y tener en cuenta variables y valoraciones que no están al alcance del líder desde el lugar que le otorga la organización, el grupo o el propio rol de líder
  • también permitir el atribuir nuevos significados a los hechos
  • integrar partes que parecen irreconciliables